¿Y ahora quién podrá ayudarnos?

By Miguel Abascal on in Educación, Política, Social. Permalink.

Como todos sabemos, es una verdadera desgracia todo lo que pasa en México en cuestión de ataques, tiroteos, extorciones, asaltos, asesinatos y de más cosas hechas por el crimen organizado, cosas que no tienen más que desaprobación general, pero, ¡bueno¡ son criminales y se entiende que hagan estas cosas por demostrar su poder gracias a su gran falta de cultura y valores de cualquier tipo de estos animales.
Pero el enemigo no sólo son ellos, también los que velan por salvaguardar nuestra integridad y aquí relato como los Marinos de la SEDENA también son unos verdaderos criminales con licencia.

Un grupo de amigos universitarios van caminando en los alrededores de Plaza Acuario en el puerto de Veracruz, se escuchan rechinidos de llanta y como se van aproximando detonaciones por arma de fuego, era por causa de un enfrentamiento entre delincuentes y marinos, el tiroteo se extiende hasta donde se encuentran los amigos, en la curva frente al Vips se volca la camioneta de los malos y los marinos disparan a quemarropa para eliminarlos, pero antes de eso había una lluvia de balas por varios metros. Los amigos decidieron por instinto de supervivencia arrojarse al suelo atrás de las grandes jardineras que están en la acera del BBVA, la previa lluvia de balas impactaron en los vidrios del banco justo donde los amigos se encontraban agazapados. Al terminar el tiroteo y ya con los criminales abatidos llegan los de los marinos por el grupo de amigos que se encontraban aterrorizados y con sentimientos de miedo y de alegría por haber salvado su vida. Uno de los amigos pregunta literalmente, ¿dónde nos podemos resguardar? Y uno de los marinos le dicen, resguardar de qué hijo de tu progenitora, ya los agarramos porque se intentaron robar el banco y hasta rompieron los vidrios para poder hacerlo.
Incrédulos de lo ocurrido, los esposan y los suben a las camionetas con dirección al ministerio público, una vez ahí les levantan el acta de hechos sin haber tomada declaración alguna, sin abogado y con un juez presente para poder remitirlos al reclusorio.
Les dan unos minutos para pensar en lo que hicieron y que confiesen el crimen que iban a cometer, ninguno de ellos acepta los hechos y no saben qué hacer, sacan a uno de los amigos de la celda y le dan una clásica “calentadita”, se acerca uno de los marinos y les pide $50,000 por persona para poder dejarlos ir libres de cualquier cargo. Ellos dicen que son estudiantes, que fueron de paseo por fin de cursos y que ninguno de ellos tiene la manera de conseguir tal cantidad de dinero, el juez se acerca y les dice: miren chavos, yo sé que ustedes no hicieron nada pero pues ya los trajeron estos cabrones, los puedo dejar ir pero sí se tienen que juntar una lana pues el acta de hechos ya está elaborada.
Con calidad en el servicio y regateando estos distinguidos miembros de la justicia hacen una rebajita y les dejan su libertan en $15,000 cada uno. Como pueden consiguen el dinero y se van caminando libres y con el acta de hechos en la mano como un maldito suvenir.
Escribo esto con muchísimo coraje y frustración pues ahora resulta que también nos tenemos que cuidar de nuestros guardianes, tengo un mal sabor de boca y realmente deseo que estos tiempos pasen rápido y no tenga que dejarles a mis descendientes un México peligroso y con gente que no tiene madre.
Por favor tomen precauciones extremas y aunque creamos que no podemos hacer nada por remediar la frustrante situación que estamos viviendo, sí podemos, tengamos e inculquemos la cultura del bien y en un futuro las cosas mejoraran.
Por un México libre de mal nacidos.
Miguel Abascal

Be Sociable, Share!

Share this Post


  • Twitter
  • Facebook
  • Reddit
  • Stumble

See all posts by


Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *



  • Últimos Tweets

    Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

  • Acceso

  • Subscribete al RSS

    Suscríbete via email

  • Historial de publicaciones

  • Más vistos