Desayuno en El Mural de los Poblanos

By Miguel Abascal on in Más temas, Sin categoría, Social. Permalink.

Hola de nuevo,

Después de un buen rato sin escribir en este blog por fin me he decidido a regresar y ahora lo haré comentando mis experiencias de los lugares que visite para poder hacer una recomendación, productos o servicios, no importa.

Les comento que ahora tengo una certificación en gestión de calidad y estoy un poco más empapado para detectar cosas que antes desconocía y todo esto para poder ser lo más objetivo posible.

Pues manos a la obra y espero este blog genere tantas visitas como han generado mis anteriores publicaciones y nos ayudemos mutuamente a crecer en algún sentido.

Esta semana vino de visita un amigo de Finlandia, él es mexicano pero ya radica en el país de la casa de Santa y viene al menos una vez al año a Puebla y solemos vernos para ponernos al tanto el uno del otro y pasar un rato agradable, me llama para acordar dónde nos veríamos y yo intentando que coma comida de su país recordé que Carlos Martín Huerta Macías recomienda mucho en su noticiero de la mañana El Mural de los Poblanos y que ya había ido aunque no logré recordar que fuera una experiencia memorable acordamos vernos ahí.

Llegué unos minutos antes de la hora acordada acompañado de mi esposa y la llegada fue placentera, nos atendieron un par de hostes, una de ellas registró la visita y la otra nos llevó a nuestra mesa designada, el lugar es el patio de una casona vieja típica del centro de Puebla con fuente al centro y bellamente decorada.

En cuestión de unos minutos llegó mi amigo y nos saludamos efusivamente, nos sentamos y comenzamos a platicar y quiero creer que los meseros se dieron cuenta de ello y nos dieron un tiempo apropiado para hacer el primer acercamiento.

Nos preguntaron si deseábamos algo de beber y se pidieron dos jugos verdes, un jugo de naranja y un par de cafés americanos, llegaron los dos jugos verdes que eran para los caballeros y nada para la dama, ni su jugo de naranja ni su café, esperamos como 10 minutos y nada y terminamos solicitando las bebidas al mesero al mismo tiempo que aprovechamos para pedirle que tomara nuestra orden, mi esposa pidió unos chilaquiles verdes con pollo y sin cebolla, mi amigo unos chilaquiles con cecina rojos y le dijeron: “no tenemos salsa roja, es salsa de chile pasilla y su color es más obscuro que el rojo” a lo que dijo no importa que sean así y yo unas enfrijoladas rellenas de queso.

Pasaron unos 15 minutos y el mesero quien no diré su nombre para evitar que sea castigado se acercó y nos pregunto si los chilaquiles con pollo eran verdes o rojos, se le dijo que verdes sin cebolla y se le solicitó de nuevo el jugo de naranja, unos 10 minutos después llegaron los 3 platillos perfectamente presentados junto con el juego de naranja y el platillo de mi esposa llevaba cebolla, mi amigo notó mi molestia y solicitó al mesero que quitara la cebolla del platillo que no debía traerlo pues creo que vio que si yo lo pedía no lo iba a hacer de la mejor manera. Se retiró la cebolla y desayunamos los 3, el comentario general fue muy bueno en cuanto a la comida, ellos dijeron que las porciones estaban muy bien servidas y el sabor muy aceptable, mi platillo estaba rico, enfijoladas con algo de chile chipotle esparcido y aguacate cortado para poder tomar porciones correctas a cada enfrijolada, buena presentación y buen sabor.

Yo fui el primero en acabar y el garrotero que se paseaba por ahí quien tampoco diré su nombre no recogía los “muertos” (también fui mesero en alguna etapa de mi vida y aprendí algunos terminos) cuando mi esposa termina le solicito al garrotero que levante los platos que ya no usamos, mi amigo no termina su platillo pues la porción era muy grande y él mismo solicitó al mesero retirara el plato. Después de un buen tiempo se acerca el mesero para preguntar por alguna bebida y mis dos acompañantes deciden tomar café, uno americano y uno capuchino el cual llegó muchos minutos después del americano.

Hicimos una sobremesa muy larga, hay un domo que cubre el patio del lugar y acercándose el cenit lo abren y es poco común ver eso en algún lugar y el sol entra iluminando muy bien y sin incomodidad el lugar y es un buen detalle, aunque creo que se acercaba el momento de montar las mesas para la hora de la comida pero por el movimiento de los meseros y el comportamiento de todos nos hicieron sentir como un “a qué hora se van” y fue incómodo. Se pidió la cuenta, la cual fue al rededor de los $470 pesos que considerando el tamaño de las porciones y el sabor se me hace un precio justo.

En conclusión puedo decir que el sabor es muy bueno, en la carta hay cosas que se ven en los pueblitos o en la calle pero con un sabor y presentación de lujo pero el servicio deja mucho, mucho que desear. Yo regresaría al lugar por si se acuerda ir ahí pero no por decisión propia. Espero que la próxima vez esto cambie para que pueda ser una experiencia memorable y recomendarla ampliamente.

Gracias por leerme y ¡que tengan buena semana!

Be Sociable, Share!

Share this Post


  • Twitter
  • Facebook
  • Reddit
  • Stumble

See all posts by


Leave a Reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *



  • Últimos Tweets

    Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

  • Acceso

  • Subscribete al RSS

    Suscríbete via email

  • Historial de publicaciones

  • Más vistos